Mi Terapia en Línea

Mi terapia en línea

El estrés y sus facetas durante y después del confinamiento.

¿Cómo procurar el bienestar psicológico?

“Si quieres cambiar el mundo, ve a tu casa y ama a tu familia”.
Madre Teresa

Con el debido respeto a la Madre Teresa de Calcuta extrapolamos sus palabras para decirte que: Si quieres cambiar el mundo, quédate en casa y ama a tu familia.

Desde los primeros trabajos sobre el estrés en 1950 con Delay hasta el presente, el estrés se ha vinculado con el contexto que rodea al sujeto que lo padece y a su capacidad de adaptación al mismo. Este autor lo definía así: “Estado de tensión aguda del organismo obligado a movilizar defensas para hacer frente a una situación de amenaza” (Diccionario de Psiquiatría de la Editorial Labor, p. 1086). En la actualidad, todos sabemos que el estrés genera respuestas químicas, mentales, emocionales, corporales y faciales significativas. Son reacciones que se evidencian a través de diversos estados anímicos en la persona, cuyas facetas, gradaciones y alternancias específicas pueden producir tristeza, tedio, ansiedad, depresión o reacciones violentas. Esto siempre dependerá de la historia personal, es decir, que el componente subjetivo prima en materia de estrés. Al respecto, conviene leer más dos artículos autoría de Paula Ruiz, directora fundadora de este sitio.

Leer: Efectos psicológicos del aislamiento social del Coronavirus o Cómo cuidar la salud mental durante la pandemia.

Sabemos también que en cuanto a caracterización, manejo o tratamiento del estrés cuenta mucho el factor temporal, si es temprano, prolongado, crónico o agudo. Muy a propósito de las medidas convenidas por la amenaza del Coronavirus estas comenzaron con carácter preventivo-sanitario estableciéndolas durante un tiempo prudencial, pero con el paso de los días y su prolongación es más que obvio la presencia del estrés pandémico, por la misma incertidumbre que nos desborda; ahora hay quienes hablan de añentena (valga el término aunque suene hiperbólico). Lo cierto del caso es que el aislamiento y la paralización de eventos cotidianos socializados se están prolongando, manteniéndose así el estrés colectivo. Paradójicamente, siendo positivos, este estrés experimentado y expandido a nivel mundial nos ayuda y ayudará, porque estamos enfrentando la primera pandemia del Siglo XXI que marca un hito, en tanto nuestras relaciones con el medio ambiente y nuestras relaciones interpersonales están cambiando: nos están obligando a reinventarnos en materia de producción, consumo y convivencia humana.

Ahora bien, siendo realistas, cada familia, cada individuo en solitario, dentro del confinamiento ha de prepararse para enfrentarlo tanto ahora como después, por sus consecuencias. Incluso debemos prepararnos mucho más para ese después de la pandemia con la vuelta a la cotidianidad. Así lo sugieren expertos quienes han estudiado el curso de todas las pandemias anteriormente registradas a lo largo de la historia. Toda pandemia deja huellas y cada persona reaccionará a su manera, y por ello hay que prepararse. El después puede ser incluso peor, nuestra vulnerabilidad se puede tornar más alta debido a la interrupción de eventos, los perjuicios económicos de la crisis y la saturación mental.

Entonces, desde la perspectiva humana y humanística que distingue a esta web, más abajo presentaremos algunas recomendaciones fundamentales. No sin antes advertir nuevamente sobre el contexto y el componente subjetivo del estrés pandémico, es decir, a cada quien según sus necesidades. No es lo mismo enfrentar el aislamiento si soy un adulto solo, si por el contrario vivo en pareja, si tengo familia con hijos (menores/adolescentes), incluso, si tengo o no mascotas, si tengo o no acceso a contactos virtuales. En cualquiera de los casos es necesario procurar obtener o mantener el bienestar psicológico en el hogar, tanto individual como grupal, ¿en qué consiste el llamado bienestar psicológico?


Según www.uniminuto.edu el bienestar psicológico es un concepto amplio ya que incluye varias dimensiones: sociales, subjetivas y psicológicas, así como comportamientos relacionados con la salud en general, todo lo cual conlleva funcionar de un modo positivo a las personas.

En ese orden de ideas, toda persona debe procurar el desarrollo de habilidades de convivencia consistentes a través del trabajo consciente a favor de la tolerancia, el autocontrol y la flexibilidad. Para ilustrar aún más al Bienestar psicológico observa el siguiente listado:

  • Actitudes positivas a cultivar.
  • Conexión interpersonal.
  • Propósito con sentido y valor.
  • Autoconciencia.
  • Vivir el aquí y el ahora.

Sugerencias desde la perspectiva del bienestar psicológico para enfrentar la crisis por la pandemia del Coronavirus.

  1. Mantenerse virtualmente conectados con familiares y amistades a través de las redes sociales y sus nuevas tecnologías.
  2. Mantener el cuidado a la sobre exposición a la información, no en vano ya la OMS advierte en relación a la llamada infodemia (promotora de confusión, estrés, incertidumbre…). En consecuencia hemos de leer con pinza fina y sobre todo asegurarnos de la fiabilidad de las fuentes de información.
  3. Cuidado y cariño al hogar. Hogar caótico-pensamiento caótico.
    Debemos dedicarnos a hacer de nuestro espacio un lugar ordenado, limpio y acogedor. Este tiempo de confinamiento nos permite todo eso y más. Sugerimos comenzar por limpiar y organizar, no todo a la vez, estanterías, bibliotecas, roperos, maleteros, etcétera.
  4. Podemos emprender pasatiempos o actividades deportivas, recreativas, artísticas, entre otras tantas.
  5. Pese a lo que esté sucediendo tratemos de mantener la calma y pensar nuestras respuestas. Ante cualquier circunstancia recordemos que nada nos es indemne, mantengámonos alerta, respecto de nosotros mismos y de los que estén a nuestro alrededor.

Si vives solo…
No enfrentes el aislamiento solo.

 

Si vives en pareja…
Compenétrate con ella respetando su espacio mental-emocional, sin invadirlo ni boicotearlo.

 

Si vives en familia con hijos…
Establece rutinas y normas de convivencia consensuadas y consistentes.

Si tienes mascotas…

Procura mantener su vida lo más similarmente posible al antes de la llegada del Coronavirus.

 

Leer: Cómo mantener rutinas escolares en casa: Guía psicoeducativa (Paula Ruiz, mayo, 2020).

Para finalizar acudimos a la literatura y a dos grandes poetas, quienes vienen como anillo al dedo con respecto a la situación que vivimos, a mi parecer.
Según los entendidos, Horacio, Quinto Horacio Flaco, murió el año 8 a.c. y fue el más grande poeta lírico y satírico latino. Es el autor de la frase: “Carpe Diem” (que significa: aprovecha el día, vive el momento en el sentido de no malgastarlo).
Esta locución latina se hizo famosa a partir de la película La sociedad de los poetas muertos, a raíz de un poema de Walt Whitman que reza así:

Carpe Diem
Aprovecha el día
No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber alimentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber.
No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario…
No dejes de creer que las palabras y la poesía, sí pueden cambiar el mundo; porque, pase lo que pase, nuestra esencia está intacta.
Somos seres humanos llenos de pasión, la vida es desierto y es oasis. Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia.
Aunque el tiempo sople en contra, la poderosa obra continúa. Y tú puedes aportar una estrofa…
No dejes nunca de soñar, porque solo en sueños puede ser libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores: el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso. No te resignes, huye…
“Yo emito mi alarido por los tejados de este mundo”, dice el poeta; valora la belleza de las cosas simples, se puede hacer poesía sobre las pequeñas cosas.
No traiciones tus creencias, todos merecemos ser aceptados.
No podemos remar en contra de nosotros mismos, eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que provoca tener la vida por delante.
Vívela intensamente, sin mediocridades.
Piensa que en ti está el futuro, y asume la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes pueden enseñarte las experiencias de quienes se alimentaron de nuestros “poetas muertos”, te ayudarán a caminar por la vida.

La sociedad de hoy somos nosotros, los “poetas vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti, sin que tú la vivas.

18 de Mayo, 2020.

¿Necesitas comunicarte con un especialista?

Psicólogos en Línea comprometidos en ayudarte
`¡Agenda tu cita o contáctanos vía email!