Mi Terapia en Línea

Mi terapia en línea

La actual coyuntura del coronavirus y la educación no convencional.

Sí señor, definitivamente el Coronavirus nos tomó por asalto, en distintas medidas, claro está. De un momento a otro de oriente a occidente, de un continente a otro, de país en país y de casa en casa tuvimos que asumir la normativa preventiva del aislamiento social y las medidas higiénicas que señalara la OMS, mientras el nefasto virus se propagaba y aún continúa con su vertiginoso ascenso en las curvas de morbilidad y mortalidad por COVID-19 reportadas a nivel mundial.

Se materializaron entre otros eventos el confinamiento geográfico, los toques de queda, los horarios restringidos solo para compras básicas, los cierres laborales y escolares. Tan inesperadas situaciones en convergencia se perciben hoy como muy complejas, porque para la mayoría no es sencillo su manejo y teme por sus consecuencias tanto a corto como a mediano plazo. Pero en este artículo el énfasis de la disertación va dirigido a lo que consideramos es el padecimiento más significativo en medio de la crisis, el que afecta al sector humano más vulnerable: el de la infancia y la adolescencia en tanto el derecho a recibir educación formal integral forzosamente ha tenido que detenerse. En consecuencia la educación debe y tiene que reinventarse.

La educación, a propósito, en gran parte de la región latinoamericana se considera derecho humano irrenunciable y deber social fundamental, lo cual involucra tanto al Estado como a la familia y a la sociedad en general. Es esa la visión amplia y corresponsable del hecho educativo que involucra, insistimos, a la educación formal y a la informal. Precisamente, en estos momentos de cuarentena o tal vez cientoventena (valga el término), es bueno saber que a nivel mundial contamos con experiencias relacionadas con modelos de educación no convencional o no institucionalizada, pero estos han surgido en respuesta a las insuficiencias sociales presentes en ambientes deprimidos y sobre todo se han abocado a la primera infancia y no a todas las edades. Nunca antes se adoptaron programas tales de cara a una hecatombe como la que actualmente atravesamos.

¿Cómo nos encuentra esta crisis en cuanto a capacidad de acompañar el proceso educativo de nuestros hijos?

 

La apuesta general de todo proceso educativo es brindar una formación integral de calidad a nuestros niños y jóvenes. Y aunque la calidad educativa es un concepto escurridizo y hasta ambiguo, los expertos coinciden en la consideración de cuatro indicadores que le son inherentes, a saber: a) calidad estructural (edificación, equipamiento, personal…), b) calidad pedagógica (adecuado enfoque del proceso de enseñanza-aprendizaje), c) calidad organizativa (sinergia organizacional de las instituciones) y d) calidad curricular (el currículo como el todo del proceso educativo llevado a cabo por las instituciones). 

La familia o el adulto significativo para el alumno, por su parte, desde el hogar y su entorno deben manifestar compromisoen torno a la crianza de los menores, su protección y su formación permanente. Es decir, que solemos dar por sentado que la familia es responsable de su prole en cuanto se ocupa de: a) su cuidado y la prevención de riesgos, b) su estimulación y desarrollo, c) su alimentación adecuada, d) las prácticas de higiene y e) las prácticas preventivas y curativas para el mantenimiento de su salud. Nombrados los dos polos fundamentales al contexto que nos ocupa, podemos intentar dar respuesta al interrogante del subtítulo anterior.

Debido a las grandes diferencias sociales y la falta de equidad entre los países de la región, dentro de cada uno de ellos de incluso dentro de sus mismas ciudades y municipalidades, es obvio pensar que el Coronavirus nos encontró a unos más que preparados que otros, en general, para enfrentar la contingencia y, en particular, para ocuparnos del desafío de la educación no convencional de los niños y jóvenes (en este escenario quédate en casa necesario).

¿Qué podemos hacer para enfrentar el apoyo escolar?

Primero que nada debemos tomar consciencia del sentido de la oportunidad y luego debemos actuar en consecuencia. El hecho de que la familia ahora pueda y deba estar junta, compartiendo muchas más horas que en la cotidianidad previa a la pandemia, brinda la posibilidad de que como familia podamos observarnos y conocernos en profundidad. Específicamente, en cuanto al acompañamiento escolar de los padres a sus hijos, este será provechoso, sea cual fuere el nivel educativo de que se trate, si y solo si procuramos conocer cada caso (darnos cuenta de…) para dimensionar sus potencialidades, sus debilidades, sus necesidades y dificultades escolares. Sin perder de vista el hecho mayor de que somos individuos biopsicosociales y lo que ahora puedo observar, descubrir o conocer de mi hijo no está aislado, su nivel de desarrollo se inscribe dentro de un contexto mayor, un tipo particular de familia, de madre, de padre, de escuela, de maestro, de sector y de país.

¿Cómo hacer todo esto?

Por supuesto, la respuesta efectiva devendrá luego de nuestra concienciación, con la planificación y sistematización del apoyo escolar a los hijos desde el hogar. Comencemos entonces con la revisión de sus materiales (cuadernos, trabajos, etc.) elaborados antes de la suspensión escolar, luego, comparémoslos con sus nuevas producciones hechas en casa. Si existe discrepancia, será prudente intervenir de modo más consciente. Además, si cuenta con la acción coordinada entre la escuela, los docentes y la familia a través de redes sociales, aprovéchela. Cuenta usted también con suficiente información disponible en internet o en materiales bibliográficos diversos, incluso ahora se han creado canales de televisión dedicados exclusivamente a lo pedagógico.

Dado el caso de que en estas tal vez nuevas lides familiares papá, mamá u otro miembro de la familia sienta la necesidad de un apoyo psicológico o psicopedagógico, porque es natural que el aislamiento social, la incertidumbre y otras contingencias nos estén afectando y abrumando, entonces, no dude consultarnos .

13 de Mayo, 2020.

¿Necesitas comunicarte con un especialista?

Psicólogos en Línea comprometidos en ayudarte
`¡Agenda tu cita o contáctanos vía email!